Yoga en Castellón | Por qué debería probar el yoga Iyengar
16449
post-template-default,single,single-post,postid-16449,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2,vc_responsive

Por qué debería probar el yoga Iyengar

21 Ago Por qué debería probar el yoga Iyengar

Artículo de Bobby Chauchan from Yoga Leicester

Como profesora y practicante del método de yoga Iyengar, siempre me estoy haciendo preguntas sobre qué es lo que hace que este estilo de yoga sea diferente: “¿Qué es Iyengar?” “¿Es rápido?” “¿Es lento?” “Normalmente no puedo Hacer yoga, no soy flexible, y voy a ser capaz de hacer Yoga Iyengar?” Normal hacerse todas estas preguntas, igual que yo me las hice cuando me entré en mi primera clase en el Instituto Iyengar en Londres hace muchos años. En un mundo en el que innumerables posts de Instagram de “personas perfectas” que realizan “asanas impecables”, el yoga parece casi inaccesible para cualquier mortal. Sin embargo, este es un maravilloso regalo que nos han dado grandes sabios y una práctica que tiene profundos beneficios. Entonces, ¿cómo puede el Yoga Iyengar ayudarte a comenzar tu viaje de Yoga?

El Yoga Iyengar puede ser practicado por cualquier persona

Aquí está lo que es diferente acerca del Yoga Iyengar, y cómo puede ser accesible a todo el mundo independientemente de su edad, género, nivel de condición física, forma corporal o flexibilidad.

Como principiante al sistema de Iyengar, uno se inscribe en un curso de iniciación y empieza con los fundamentos básicos. Tu maestro está entrenado para guiarte a través de cada asana, para construir cada postura desde la base: desde la colocación correcta de los pies sobre la colchoneta aprendes a alinear las caderas, los hombros y el tronco en las posturas de pie.

Cuando estás sentado, aprendes cómo mantener el peso equilibrado sobre los huesos de las nalgas y, a continuación, cómo mantener la alineación vertical de la columna vertebral al realizar giros o estiramientos hacia adelante.

Cuando se realiza asana, donde hay rigidez (por ejemplo, si uno es incapaz de sentarse con las piernas cruzadas sin molestias, o tiene isquiotibiales muy rígidos), o una lesión (por ejemplo, dolor de rodilla, espalda o cuello), se utilizan cinturones, ladrillos o mantas para permitir el acceso a las posturas sin perder el objetivo: lograr la alineación correcta de la columna.

Con este nivel de atención y este enfoque en manos del profesor, te vas a encontrar aprendiendo yoga, no sólo haciendo yoga.

A través del uso de los apoyos BKS Iyengar fundamentalmente ha democratizado el yoga, y todo el mundo puede tener aceso. Esto es lo que considero una diferencia fundamental.

El yoga Iyenga te aporta fuerza y ​​flexibilidad

Después de unas pocas lecciones de Iyengar Yoga, tengo estudiantes que me dicen lo diferentes que se sienten, sus hombros y caderas y hombros están más abiertos, son capaces de dormir mejor, sus niveles de energía aumentan. La torpeza en su cuerpo comienza a disminuir. Muchos estudiantes varones empiezan a tener más flexibilidad en los isquiotibiales y me cuentan cómo su juego de squash ha mejorado como resultado de su práctica de yoga. Los estudiantes que tienen ansiedad y estrés que han venido a las clases describen cómo mantener una práctica regular les ha ayudado. Mis estudiantes me dicen que se han vuelto conscientes de su alineación del cuerpo mientras hacen cualquier cosa en su vida diaria. Cuando me dan este feedback, me acuerdo de cuando yo empecé a practicar y la diferencia que sentía en mi cuerpo solo en cuatro semanas de práctica de yoga era muy aparente: me sentía más firme en mis pies; mis muslos y pantorrillas estaban más presentes, usaba mis caderas como no había hecho antes. Era como si todo mi centro se hubiera despertado. A medida que la práctica continúa, esta fuerza aumenta. Las posturas se van manteniendo más tiempo en el yoga Iyengar. Las actividades que antes me parecían desafiantes y sentía que nunca podría realizar, ahora las hago con menos esfuerzo.

El yoga Iyengar te mantiene en el momento presente y en calma

Antes de comenzar el yoga, mi mente estaba consumida por pensamientos, a menudo relacionados con el trabajo. En ese momento yo estaba trabajando en un ambiente corporativo en un trabajo que implicaba viajes al extranjero, que a menudo era exigente y estresante. Leí cosas que me invitaban a explorar la meditación. “Encuentra un momento para la meditación” fue el consejo que me dieron. Pero cuando lo intentaba no era capaz de mantenerla más de un minuto o dos de estar sentado sin que la mente se apoderara o mi columna se colapsara.

Como dice BKS Iyengar: “La meditación en sentido yóguico no puede llevarse a cabo por una persona que está bajo los efectos del estrés o que tenga cuerpo y pulmones débiles, músculos agarrotados, una columna hundida, una mente fluctuante, agitación mental o timidez. Suele creerse que meditar es sentarse y estar quietos. Pero esto es un malentendido. Para esta meditación se necesita la preparación de las posturas y la respiración, el repliegue de los sentidos y la concentración…. Esto se logra a través de la práctica del asana “.

Los cimientos son una buena práctica de asana  

Una de las diferencias que el estilo de enseñanza BKS Iyengar ha desarrollado, son las instrucciones detalladas que da el profesor para ayudarte a conseguir la alineación correcta en asana. Este proceso mantiene al practicante alerta, en el presente y la mente no tiene tiempo de preocuparse de otra cosa.   En unas pocas semanas de práctica de yoga en 2008, encontré un estado de calma que nunca había experimentado antes. Las pocas horas semanales de presencia total que estaba consiguiendo en mi clase de yoga fueron suficiente para empezar a romper el ciclo de pensamiento en el que estaba atrapada.

Cuanto más practicaba asana, más profunda era esta quietud. BKS Iyengar describe esto: “En asana, nuestra conciencia se extiende por todo el cuerpo, difundiéndose por cada célula, creando un estado de conciencia completa. De esta manera, el pensamiento estresante se agota, y nuestras mentes se concentran en el cuerpo, la inteligencia y la conciencia como un todo”. Por lo tanto, a través de la atención en el cuerpo físico a medida que lo exploramos a través de la práctica de asana aumentamos nuestra conciencia, y así comienza el viaje del yoga.

BKS Iyengar dice: “La práctica de yogasana para el bien de la salud, para mantenerse en forma, o para mantener la flexibilidad es la práctica externa del yoga. Si bien este es un lugar legítimo para comenzar, no es el final”.

Espero que este blog le haya interesado lo suficiente para considerar inscribirse en un curso de Iniciacion de yoga Iyengar para experimentar personalmente los beneficios de esta práctica transformadora.

Si usted practica yoga de la manera correcta y con la actitud correcta, los beneficios serán mucho más grandes y cambios más radicales que un simple aumento de la flexibilidad.” – BKS Iyengar